El auge del coaching

coaching

Bernard Hiller es un famoso actor de Hollywood con más de 40 años de trayectoria en  series de televisión, películas, musicales y publicidad. Hoy se dedica además de la actuación y de   la producción de filmes,  a ser  coach de artistas.
Entre sus coachees  o discípulos ha tenido a Leonardo Di Caprio, Javier Bardem, Cameron Díaz y  Jeff Goldblum. También, hace talleres magistrales sobre coaching en grandes capitales del mundo.

Él recomienda que no solo las estrellas tengan un coach sino todo aquel que quiera tener algo mejor en su vida, ya que todos necesitamos ayuda. “Nunca puedes ser brillante tú solo. Tiene que haber alguien que vea en qué puedas mejorar. En Hollywood todas las estrellas tienen coach porque todos quieren mejorar”, dijo el pasado diciembre en Madrid, España, donde presentó su libro ‘Deja de actuar. Empieza a vivir’.

El actor  manifestó que grandes actores como Will Smith y Al Pacino cuentan con un coach, incluso, algunos, como Leonardo Di Caprio buscan la ayuda de tres coaches para algunas interpretaciones. Agregó a Europa Press que, por ejemplo, Matthew McConaughey cuando ganó el Oscar (2013) a mejor actor por su papel en Dallas Buyers Club  fue porque era la primera vez que utilizaba un coach.
Los coaches no solo están en auge en  Hollywood. Son profesionales que cada  vez toman más importancia en las empresas, universidades, negocios, en la vida individual y de pareja, pues como dice Hiller, “cuando existen los problemas hay  técnicas para tener más éxito y ser más feliz”.
¿Pero qué es el coaching?  ¿En la vida práctica para qué sirve? ¿Dónde se estudia para ser coach? ¿Cómo descubrir un falso coach?

1. ¿Qué es el coaching?
El máster en coach, el argentino Leonardo Wolk define el coaching como un proceso de aprendizaje transformacional. Consiste en trabajar junto con el cliente o coachee en un proceso creativo y desafiante que lo inspire a maximizar su potencial personal y profesional.

Para Ángela María Mendoza Benítez este proceso permite expandir en el coachee su capacidad de acción a través de la reflexión y el aprendizaje transformacional que le posibilita hacerse cargo de sus desafíos personales y profesionales de lo que él tenga la capacidad de elegir.

2. ¿Quiénes pueden estudiar couching?
Toda persona que quiera elegir esta disciplina para ejercitarla  en la atención de personas, individuos o equipos como así también personal de empresas, organizaciones, líderes en general, educadores, profesionales de diferentes áreas que ven en el aprendizaje del coaching una oportunidad para expandir su capacidad de acción efectiva personal o profesional.

3. ¿Para qué sirve?
Para mejorar el rendimiento profesional, el de la organización, las relaciones interpersonales y la calidad de vida.

Fortalece el autoliderazgo o el liderazgo de otros.Desarrolla habilidades que le permiten al cliente hacerse cargo de las decisiones y sus relaciones interpersonales. Tener calidad de vida y expandir la consciencia personal y colectiva.

4. ¿Qué tipos de coaching existen?
Existen  diversidad de modelos de aprendizaje, tan infinitos como las necesidades humanas. Los más reconocidos hoy son: Coaching Ontológico (el ser impacta en el hacer); Coaching de Acción (generar habilidades en los seres humanos; Coaching Ejecutivo (acompaña  en temas de liderazgo y equipos); Coaching de Vida (trabaja en los valores y su desarrollo); Coaching de Negocios; Coaching en Programación Neurolingüística; Coaching para la Sexualidad;  Coaching Espiritual, dice Carolina Guevara.

5. ¿Desplazan a otros profesionales como los sicólogos y siquiatras?
Para nada. El coaching no trabaja patologías, trabaja en hacerse cargo de lo que te pasa con tus dilemas. Una persona puede tener un sicólogo y un coach a la vez, ambos suman al proceso de transformación de una persona. El coaching  como disciplina puede ser terapéutica pero no es psicoterapéutica. El coach que se atreva a trabajar con patologías falta a la ética y debe ser denunciado.

6. ¿Constituyen una moda?
Dada la amplia difusión del término y de su práctica podría pensarse eso, pero  no lo es. No es una moda.  Es una necesidad en estos tiempos.  El coaching lleva más de 20 años. Hoy es necesario contar con el coaching ya que nos permite aumentar la capacidad de acción de las personas, equipos y organización para la toma de decisiones y resolución de conflictos desde un espacio íntegro que nos conlleve al mejoramiento de la calidad de vida.

7. ¿Cómo es la relación Coaching liderazgo?
El coaching ayuda a formar líderes que deriven valor económico a partir de los valores éticos. Permite crear valor no solo personal sino colectivo en cualquier ámbito. Le permite a la empresa lograr su máximo potencial y para esto se necesita formar líderes coaches y no necesariamente tienen que dedicarse a hacer coaching sino a aplicar esta sabiduría en el rol que desempeñen.

8. ¿Dónde  estudiar?
En escuelas acreditadas por federaciones internacionales como la International Coach Federation, ICF, que son agremiaciones mundiales con presencia en un centenar de países, que buscan profesionalizar el coaching cuidando las escuelas, profesionales y programas que cumplan con los estándares internacionales de formación y práctica. En Colombia están acreditadas escuelas como Newfield Network, Coaching Hall.

9. ¿Dónde trabajan?
Los coaches pueden atender diferentes áreas: vida, pareja, negocios, sexualidad.
Al igual que en otras profesiones hay quienes se vuelcan en un área y otros son más generalistas. Hay especializaciones que un coach puede tomar y a las  que debe  sumar  experiencias como el estudio de ciertas metodologías.

Por ejemplo, un coach ejecutivo y organizacional no solo atiende empresas. También puede atender al  equipo docente de un colegio o al cuerpo médico de emergencias de un hospital.

10. ¿Cómo se identifica a un falso coach?
No se deje embaucar por charlatanes que manipulan prometiendo que tienen la ‘píldora’ mágica de la felicidad o la fórmula para resolver sus problemas. O peor aún, vendiéndose  como los super héroes que salvan las almas. Huya inmediatamente de ese que intenta mostrar que con el coaching se pueden resolver todas las necesidades de esta civilización contemporánea.

Pregúntele por sus credenciales y tenga primero una conversación con él. La charla le dará una idea si está con un falso coach. Un coach verdadero está preparado por escuelas de prestigio y avalado por entidades que vigilan los procesos.

“Sé racionalizar mis emociones”
Conocí el coaching en el 2008 cuando trabajaba con un grupo empresarial de alimentos y este nos pagó a todos los gerentes regionales entrenamiento en coaching. Esa experiencia me abrió las puertas a un mayor interés para llegar a diferentes logros, principalmente de autococimiento; mejorar y ampliar mi capacidad de aprendizaje, poder diseñar mi futuro a partir de mi actualidad, asumir las responsabilidades de mi crecimiento y de mi aprendizaje a largo plazo. Puedo decir hoy que me he superado a mí mismo, que he superado mis propios récords,  he desarrollado una capacidad para superar los logros que he obtenido a partir del conocimiento de mí mismo y del manejo de mis emociones.

A mí mis emociones en algunas circunstancias específicas me dominaban y a veces actuaba desde la ira, desde el enojo, el resentimiento y  con el coaching no es que deje de sentir ira o enojo, sino que actúo diferente. Ahora tengo un proceso de racionalización de mis emociones y cuando voy a actuar ya no actúo enceguecido por la rabia o por el enojo, sino que lo hago de manera más objetiva, sin desconocer lo que estoy sintiendo en cuanto a mi emoción.

Intelectualmente  y en cuanto a accciones tengo cierto talento que a veces se ve entorpecido y obstaculizado por mis reacciones desde mis emociones, entonces darle más importancia a mi dominio emocional ha sido la diferencia entre el éxito y el fracaso de algunas de mis acciones. Por ejemplo, cuando yo voy a retroalimentar a  la gente que lidero, lo hago mucho valorando el tipo de ser humano que es cada persona, tengo presente que esa persona tiene batallas que está librando, que tiene unas emociones que de una u otra manera lo están afectando y  determinando su comportamiento, su lenguaje, su corporalidad. Así he podido gestionar a mis coequiperos de una forma más efectiva, generosa, con más servicio.

Comprender el poder generativo y creativo de  la palabra a través del coaching también fue para mí un hallazgo importante porque pude evidenciar que con mis palabras yo construía persona, llenaba de energía, de optimismo, de amor incluso y también podía causar el efecto contrario.  Entonces tenemos que ser muy cuidadosos con las palabras que decimos para ser impecables.

 

FUENTE : https://www.elpais.com.co/elpais/economia/noticias/diez-claves-para-comprender-auge-coaching

Javier Carmona
Acerca de

Director de Coaching en Chile Licenciado en Comunicaciones, Coach Ontológico Certificado de Newfield Network